Instalación fotográfica “Somos parte” – Puerto Ayora, julio 2022

“Cualquier destino, por largo y complicado que sea, consta en realidad de un solo momento: el momento en que el hombre sabe para siempre quien es”

Jorge Luis Borges

 

A raíz del paro nacional en el que participaron varios sectores sociales del Ecuador reclamando el justo derecho a la equidad de condiciones, se pudo evidenciar una desconcertante división en la identidad como sociedad. ¿Hemos realmente logrado identificarnos como una nación? ¿Cómo nos identificamos en nuestro entorno cercano que se refleja como nación?  Estas inquietudes me llevaron a cuestionar si nosotros, quienes vivimos en un Patrimonio Natural de la Humanidad, nos identificamos realmente como una comunidad o ser “galapagueño” es solo una etiqueta más entorno a un destino único en el mundo que se ha ido construyendo en una diversidad social casi ignorada.

La Instalación fotográfica “Somos Parte” busca transmitir esa diversidad social que día a día está construyendo el Patrimonio Natural de la Humanidad, esta sociedad que tiene la gran responsabilidad de cuidar un patrimonio que le pertenece al mundo y que es extremadamente sensible. ¿Estamos construyendo una identidad consciente del ecosistema en el que vivimos? ¿Estamos involucrándonos todos, desde nuestros espacios en esta construcción del patrimonio? o es que, ¿sólo los poderes hegemónicos son los que nos asignan una identidad y nos dividen en arquetipos? La construcción del Patrimonio tanto como el de la identidad insular debe ser concebida desde una mirada integradora, una mirada de compromiso auténtico por respetar el ecosistema, una mirada no disruptiva que nos conecte como sociedad y que nos permita construir de forma sostenible el patrimonio del mundo.

Las imágenes reveladas en la técnica de Fitotipia o revelado por decoloración de la clorofila, corresponden a fotos de archivo entre los años 2019 y 2022 de habitantes de las islas de diferentes sectores productivos; ciudadanos que nacieron en las islas y ciudadanos que han llegado desde el Ecuador continental que he ido retratando en diferentes contextos sociales. De un total de 200 imágenes seleccionadas inicialmente, solamente 100 imágenes parecían tener el contraste necesario durante el procesamiento digital para continuar con la impresión en las transparencias. De las 100 imágenes impresas, solamente 60 tenían el contraste necesario para poder realizar el proceso de insolación.  Debido a las pocas condiciones de sol durante el proceso de insolado de las hojas, solamente 31 imágenes se revelaron con éxito.  Todas las hojas fueron recolectadas de una planta de buganvilla (Bougainvillea sp.) de jardín y que corresponde a una especie introducida de la flora de Galápagos.  Cada una de las imágenes reveladas, luego de haber realizado el respectivo proceso de fijación de la imagen, proceso químico que permite romper la pared celular de la hoja con bicarbonato y reemplazarla por sulfato de cobre y glicerina para mantener la elasticidad de la hoja, evitar que crezcan esporas en su proceso natural de descomposición y proteger del impacto de la radiación; se colocaron las hojas en placas de vidrio de 10×15 cm, para ser colocadas en un espacio público a nivel del suelo.

En el contexto simbólico de la obra, se eligió la planta de buganvilla, llamada también la flor de verano, porque a Galápagos frecuentemente se lo relaciona con las vacaciones, con el verano, con el destino de los sueños para visitar por todas las especies endémicas que habitan en el archipiélago. La buganvilla tanto como las personas somos especies introducidas en el ecosistema y somos parte en la construcción del Patrimonio Natural de la Humanidad que muchas personas sueñan con visitar.  Hemos ido adaptándonos a las condiciones de vida existentes; sin embargo, si es que no tomamos consciencia de la responsabilidad que significa vivir en las islas desde una concepción equilibrada e integradora, corremos el riesgo de perder la riqueza natural en la que vivimos, como el sol degrada la clorofila con la exposición, el patrimonio natural también se puede degradar por el uso intensivo de los recursos.  La elección del lugar donde se realiza la Instalación, llama a la reflexión del arte como parte integral de nuestra sociedad, busca lograr que el espectador vea más allá de lo evidente, que pueda reflejarse en su entorno. Todas las placas fueron colocadas a nivel del suelo en el espacio verde de una de las plazoletas locales, inaugurada hace poco, que está frente al mar.

La Instalación “Somos Parte” se realizó el día sábado 9 de julio del 2022 y recibió la visita de personas tanto locales como visitantes entre nacionales y extranjeros.  Para la mayoría, esta era la primera vez que veían una muestra artística en esta técnica, para muchos, especialmente locales, resultó confuso encontrar una muestra que “no esté montada sobre caballetes” y que de alguna manera sea evidente y ostentosa. Hubo mucha gente que dijo: “pasé de largo porque creí que no había nada”, otros siguiendo a turistas que estaban “viendo al suelo” decidieron acercarse a ver “que tanto ve la gente” y descubrieron las obras, y otros que al encontrarse con las imágenes no entendían que hacen esas fotos ahí y solo después de explicarles el contexto decidieron quedarse a explorar cada una de las imágenes. 

La relevancia de la participación social en la construcción de una identidad no puede responder a promesas partidistas o conveniencias individuales; la conservación de los ecosistemas es una responsabilidad global, es necesario lograr un entendimiento auténtico desde las raíces, desde el respeto a cada una de las especies que viven en un ecosistema. La sostenibilidad se logra con equidad, con un compromiso genuino de entendimiento holístico, un compromiso desprendido de la vanidad individualista en donde se reconozca el valor legítimo de cada actor.

En memoria de mi padre al cumplir un año de emprender el más grande de sus viajes.

error: ¡Este contenido tiene Copyright!
es_ESES